lunes, 7 de julio de 2008

Otra vez en casa

Bien, he vuelto...
Durante este último mes, o más bien durante estos últimos meses, estuve bastante alejado de el mundo blogueril por varias razones, que se podrían resumir en dos grandes razones si de repente considero los temas o dimensiones más genéricos; para ser más claro: intelecto y afecto, cabeza y corazón. Sucede que viví unos meses muy intensos de los que todavía no me pude estabilizar, pero este post sirva de manifiesto de que estoy volviendo a enderezar la marcha. Mi experiencia de estos meses no es que haya sido completamente negativa, de hecho el "balance" (balance a mitad de camino aclaro) que hago es muy positivo en cuanto a la primera dimensión (intelecto y todas sus derivaciones, como ser relaciones institucionales, aprendizaje, maduración...) y más bien negtaivo en el plano afectivo, pero mirando el costado positivo que resulta el hecho de que de lo malo también se saca provecho, y sabiendo que al yo mismo concientizarme de que un problema me afectó (y aún creo que lo sigue haciendo) pero me hizo crecer en muchos aspectos, me permite salir adelante con más fuerza y estar en esta "etapa" de resolución en la que me encuentro actualmente.
No es mi idea contar puntualmente qué hechos atravesé últimamente, no era mi idea inicial cuando me decidí hacer un blog concebir un espacio autobiográfico (aunque me parece que todo blog tiene algo biográfico por lo menos implícito) sino escribir simplemente sobre lo que me gusta, dejar posteos que pudiera coleccionar, leer una y otra vez cuando quisiera, y compartirlos con aquellas personas que gustan de sentarse frente a una computadora para incorporar toda clase de información, y pasar un buen rato compartiendo e intercabiando.
Pero está claro que si hubo un período de ausencia importante es bueno plasmarlo en un post, es bueno para mí porque de esta manera retomo lo que dejé manteniendo una continuidad (para cosas como estas me gusta ser una persona muy organizada), y es bueno para los que me leen (que serán pocos, pero cada tanto entran acá a leer algo) porque se enteran el por qué de mi ausencia, reflejada en la falta de posteos y en el no visitar sus blogs.
Bueno, como dije, recién estoy empezando a reequilibrarme, pero la finalización del cuatrimestre en la facu me deja un espacio como para empezar a satisfacer esta "necesidad blogueril" que afecta a cualquier persona que un día se decidió por abrir un blog.

3 comentarios:

Dying dijo...

Bienvenido de vuelta amigo.
Aunque los duros momentos de la vida "real" nos estén azotando es reconfortante saber que ciertos amigos o contactos virtuales están ahí firmes y apoyando.
Cuando dices:
"Pero está claro que si hubo un período de ausencia importante es bueno plasmarlo en un post"
-estamos de acuerdo, sobretodo para que tus lectores no estemos preocupados.
Es inevitable que nuestros blogs vayan mutando a algo más similar a un diario de vida con el tiempo ;)
Y en cuanto a la parte negativa de tu balance, sólo puedo acompañarte en tu dolor, no hace mucho que entré en un oscuro pozo también y bueno, todos sabemos cómo es estar ahí.
¿Es más fácil para un estudiante de sicología auto-ayudarse en estos casos? o el dolor amoroso trata por igual a todos los mortales?
;)
y no te preocupes de ponerte al dia con todos mis posts, seria una lata, solo opina en el mas reciente o los dos mas recientes, es lo que hago yo :)
abrazos master,

la churrasquita dijo...

It was time for you to come back (con tono de reproche)

Beso

Little Snail dijo...

Qué bueno que volviste :)
Es cierto que a veces pasan cosas, pero lo bueno de estos espacios es que están ahí cuando uno los necesita, y no como una obligación...
Y muy bien por pensar que todo sirve y que siempre se puede aprender algo... dentro de un tiempo, muchas de las cosas que ahora te duelen te van a causar gracia o van a convertirse en meras anécdotas, porque, si bien es re trillado lo que voy a decir, lo es porque es cierto: no hay nada que el tiempo no cure, o al menos alivie.

Besos!