jueves, 13 de marzo de 2008

Bondi 3

A eso de las 7 de la tarde de hoy viajaba en el bondi rumbo a casa. El colectivo iba por la avenida Champagnat (continuación de la ruta 2 y que se continúa en la ruta 88), y vi como unos purretes de alrededor de 6 o 7 años se pusieron a hacer piruetas en la calle cuando el semáforo dio en rojo. Es una práctica muy común de limpiavidrios, "artistas callejeros" (malabaristas), vendedores ambulantes y "niños acróbatas" la de aprovechar los cortes de semáforo para emplear sus estrategias para ganar dinero "a la gorra" en las esquinas. No voy a centrarme ahora en la legitimidad o no de estas prácticas, en si perjudican o no a las personas, en si hay que entenderlos y/o apoyarlos o rechazarlos absolutamente.
El hecho que hoy vi y que me produjo una profunda indignación fue el siguiente: los pibes se disponían a hacer sus "acrobacias" imitando ridículamente algunos movimientos de break-dance (obviamente no asombraban a nadie); uno de los conductores se bajó de su automóvil y procedió a burlarse de los purretes, imitando sus movimientos ridículamente y riéndose, UN TIPO GRANDE BURLÁNDOSE DE UN PAR DE CRIATURAS. Los pibes se quedaban inmóviles, atónitos ante semejante acto de pelotudez (y de inmadurez por cierto). No pasaron a pedir dinero a los vehículos, era lógico después de semejante humillación. Repito que no importa en este hecho si el acto de los pibes de salir a la calle a pedir limosna es o no válido, legítimo, correcto (no creo además que sea en estos términos en los que haya que evaluar estas situaciones), si la plata la quieren para comprar comida, para drogarse, o para llevársela a los tutores que los obligan a tales actos. Un chico de 6 o 7 años es un niño más allá de su situación económica o cultural, y en esa edad absorben todo, una situación así de seguro es traumática. Uno mismo puede darse cuenta de que es fácil recordar algún evento displacentero de la infancia que haya quedado marcado, un recuerdo que se ha conservado perfectamente en apariencia, y son muchísimos más los que se conservan sin acudir como tales a nuestra conciencia.
Es entendible que una persona no quiera darles un centavo. Pero burlarse de ellos? eso es un comportamiento inmaduro e infantil, paradójicamente.
En fin, esta es otra de mis impresiones de viaje en colectivo que no conducen a ningún lugar, pero no por eso se detienen...

6 comentarios:

Dying dijo...

Raro, bien raro que el tipo haya hecho eso. Si estaba muy aburrido y molesto de los niños acróbatas (que por cierto aquí también se ven en los semáforos) simplemente no les daba monedas, les abría el vidrio para descargarse, pero salir y ponerse a imitarlos? ¿habrá pensado que era gracioso? pienso que el único que quedó en ridículo fue él.
Pobres pibecitos.

la churrasquita dijo...

Hay mucho tonto suelto, demasiado pobre de espíritu.

En fin, no viene el caso, pero quería decir que me gusta mucho que hayas puesto un tema de The Smiths. Gracias por eso.

Mr. Pergio dijo...

Dying: al menos el resto de las personas desaprobó su conducta, el ridículo fué el.

Churrasquita: de nada! me pareció un buen tema de domingo. Morrissey fucking rules! En el blog Cuando el arte ataque le dedicaron un post.

Saludos a ambos

Sofi dijo...

no puedo decir mas que es un enfermo mental el que hizo eso.

capaz la expresion suene myuy dura pero me da mucha impotencia este tipo de cosas!

los pibes deben haber quedado re traumados, y despues quieren mejores ejemplso que los padres!
pero por favor.

Saludos mr. pergio
hace bastante que no lov isitaba.
he vuelto :)

JLO dijo...

hay gente muuuuy pelotuda en esta vida...

hay q bancarsela...


o romperles la cabeza je....


salu2 master

Little Snail dijo...

Que HDP, la verdad... es increíble que haya gente así, pero lamentablemente la hay, está re podrido el mundo...

Besos!