sábado, 9 de agosto de 2008

Jean Piaget

A 112 años de su nacimiento

Internacionalmente conocido y laureado como psicólogo de la infancia, su interés ha sido siempre el explicar al adulto (pero concebido como el estadío terminal de una secuencia de desarrollo que lo explica); su fama como psicólogo ha eclipsado sus contribuciones epistemológicas, aunque la psicología que él desarrolló sólo fuera el paso previo necesario para construir una epistemología; teórico decididamente revolucionario, es un hombre de vida apacible, regular, sin sobresaltos; autor difícil, de pensamiento riguroso, sin concesiones para el lector, es un hombre que se cuida muy poco de los formalismos, un expositor de palabra fácil, cuya fina ironía e infatigable humor quiebran la rigidez de las reuniones académicas. Es, para algunos, un idealista kantiano; para otros, un pensador dialéctico que se sitúa en la continuación directa del materialismo marxista; es, para algunos, el que formula las bases científicas de una pedagogía activa y, para otros, el defensor de un proceso de desarrollo con respecto al cual la escuela no tiene nada que hacer, e incluso es mejor que no haga nada. Demasiado grande para ignorarlo, es más a menudo honrado que comprendido.
[…]
Algunos atributos acompañan regularmente la presencia de Piaget dondequiera que vaya: sus gruesos zapatones de montaña, su viejo portafolios del que no se separa, pues contiene siempre algún manuscrito original, algún capítulo de un nuevo libro y los datos de base para la preparación del trabajo subsiguiente; una boina vasca, una pipa ya muy usada y una colección de objetos y papeles en los bolsillos (entre los que se cuentan, infaliblemente, cajas de fósforos de madera que le sirven tanto para encender la pipa como para hacer alguna demostración). Vite regularmente ropa oscura; sus cabellos blancos, abundantes y largos, enmarcan libremente un rostro inconfundible.
[…]
Piaget cuenta en su haber con más de de 14.000 páginas editadas en libros, sin contar una enorme cantidad de artículos diseminados en revistas. (En total unos 1.500 títulos.)
[…]
“Fundamentalmente, soy un ansioso a quien sólo alivio el trabajo. Es cierto que soy sociable y que me gusta enseñar o participar en reuniones de todo tipo, pero siento una necesidad imperiosa de soledad y de contacto con la naturaleza. Después de haber pasado una mañana completa en compañía de otros, comienzo cada tarde con un paseo durante el cual pongo tranquilamente orden en mis ideas, luego de lo cual regreso a mi mesa de trabajo, en mi casa de las afueras. No bien llegan las vacaciones, me refugio en las montañas de las regiones del Valais y escribo durante semanas en mesas improvisadas y luego de agradables excursiones. Es esta disociación entre mí mismo en tanto ser social y en tanto hombre de la naturaleza (en quien la excitación dionisíaca culmina en actividad intelectual) que me ha permitido superar un fondo permanente de ansiedad, transformándolo en necesidad de trabajar.”
[…]Piaget confiesa que, desde sus años de adolescencia escribía diariamente: “Escribía aunque no fuera más que para mí, porque no podía pensar sin escribir, pero haciéndolo de manera sistemática, como si se tratara de un artículo destinado a la publicación”. Cuando interrumpe el trabajo, por la noche, acostumbra dejar una frase comenzada, pero sin terminar. El sostiene que ése es un buen método para recomenzar el trabajo a la mañana siguiente de la manera más eficaz. En efecto, sólo se trata de terminar esa frase, recuperando así el hilo del discurso…

Ferreiro, E. Los hombres de la historia: Piaget


Una muy buena entrevista a Piaget acá

11 comentarios:

JLO dijo...

Es Gepetto! ja... un clasico Piaget...

buena la idea de no terminar una frase... a veces yo empiezo a escribir solo corrigiendo algo anterior...

salu2

y bueno q empieces a escribir mas seguido...

Cuando el arte ataque
Cuando el arte ataque

Francis Bean dijo...

Un profesor de Psicología que una vez tuve en el secundario, nos contó que Piaget usaba a los hijos para experimentar y que los hijos terminaron tocados del bocho, es más uno se suicidó por que ya estaba harto de todo lo que proponía el padre.

No se si será verdad, pero si es verdad es terrible.

Saludos pergio

Mr. Pergio dijo...

Jlo: jeje esa va para TVR. Siempre que tenga tiempo, me sienta con ganas de escribir, y tenga una buena idea, va a salir un post copado...

Francis: me suena mucho a "mito", no leí jamas en ningun lado que haya sucedido eso, y hasta donde sé los hijos tuvieron una vida común y corriente; de hecho en la entrevista que linkeé Piaget habla en un momento de eso.
Que Piaget usaba a sus hijos para experimentar es cierto, pero no se trataba de experimentos raros o cuestionables éticamente, sino básicamente de observaciones de actividades de los pibes con diferentes objetos o interrogatorios críticos.

Saludos a ambos

JLO dijo...

a laburar y hacer otro post...

salu2



pop life

Ana Celeste dijo...

En estos momentos estoy estudiando a Piaget en la facultad.
Realmente pienso que si bien simplemente era observar a sus hijos y hacerles preguntas, no debe haber sido tan fácil para ellos crecer cuestionados críticamente por su padre (más allá que esto fuese simplemente el empleo de su método clínico-crítico). Un niño no comprende que se trata de una observación de ese tipo.

También escuché el rumor del suicidio, pero no figura en ningún sitio. Tal vez simplemente tuvieron algunos años de terapia, como cualquiera de nosotros que crece con padres exigentes ^^

Saludos!

ceci dijo...

el método se llama clínico crítico... pero no es crítico en cuanto a lo que creemos que es criticar, de hecho Piaget planteaba que los "errores" que nosotros creemos que realizan los niños, son parte del desarrollo y no deben considerarse por lo tanto como tales, sino alentar a los chicos a que sigan resolviendo los problemas que se les presentaban con las estructuras que contaban según la edad. en tal caso, fue un padre que se la pasó jugando con los hijos como hacen en general los padres, mostrándole cosas, sacándoselas, tapándolas, etc etc etc... no era un método invasivo, simplemente observaba las conductas normales. no hay registro del suicidio de ninguno de sus hijos.

Anónimo dijo...

Someone essentially assist to make significantly posts I'd state. This is the first time I frequented your website page and to this point? I amazed with the research you made to create this particular post amazing. Excellent job!
Also visit my web site ; cheap iPhone 5 for sale online

Anónimo dijo...

Wonderful work! That is the kind of info that are supposed to be shared
around the net. Shame on the seek engines for no longer positioning this
publish upper! Come on over and consult with my website .

Thank you =)
my web site - Casino

Anónimo dijo...

Heya i am for the first time here. I found this board and I find It really useful & it helped me out much.
I hope to give something back and aid others like you aided me.
Also see my page :: endurance drink

Anónimo dijo...

Spot on with this write-up, I absolutely believe this web site needs a lot more attention.
I'll probably be returning to read more, thanks for the advice!

Visit my page; online casino

Anónimo dijo...

I almost never comment, but i did a few searching and wound up here "Jean Piaget".
And I actually do have a couple of questions for you if it's allright. Could it be simply me or does it give the impression like a few of the comments look as if they are left by brain dead folks? :-P And, if you are posting at additional online sites, I would like to follow anything new you have to post. Could you list of all of your communal pages like your linkedin profile, Facebook page or twitter feed?

Here is my web site :: Teen Porn